Recomendaciones para una dieta en el confinamiento por el coronavirus

¡Hola a todos!

Nuestra nutricionista Sheila, no quiere que perdamos la oportunidad de seguir alimentándonos correctamente y para ello os envía estas recomendaciones a las que espero saquéis provecho.

Ahora que parece que hemos dejado de arrasar los supermercados como si llegaran los 4 jinetes del Apocalipsis y visto que nos quedan bastantes días por delante en esta situación, pasada la novedad es el momento de pararnos a pensar en la mejor manera de adaptarnos a las nuevas circunstancias. En estos días de incertidumbre y de nuevas tareas desde casa es fácil perder el control en la alimentación. Sin embargo mantener unos buenos hábitos no sólo te ayudará a mantener un peso saludable, sino que además repercutirá en la mejora de tu estado general y también inmunológico, y aumentará tus defensas para encarar cualquier bicho. Así que aquí te ofrecemos nuestros…

 

CORONACONSEJOS NUTRICIONALES 

Prepara la lista de la compraplanifica un menú semanal y ordena los productos por grupos, así harás la compra en menos tiempo y no comprarás por impulso cosas de las que luego te puedas arrepentir. Y no se te ocurra ir con hambre.

¿Qué comprar? Los alimentos no perecederos son preferentes en estos casos, pero dado que se asegura el suministro de alimentos frescos, se pueden adquirir en las cantidades necesarias de acuerdo a la capacidad de almacenamiento de que dispongamos en casa. Vamos a daros unas ideas por grupos de alimentos que aguanten bien y nos permitan espaciar las salidas a comprar. 

o   Verduras/vegetales frescos: crucíferas (brécol, berza, etc), calabacín, vainas, espárragos trigueros, calabaza, puerros, cebollas. Patatas y zanahorias. 

o   Verduras de ensalada: algunos tipos de lechuga como la iceberg o la hoja de burro, cogollos, endivias, escarola en bolsa, pepino, tomate cherry, cebolletas.

o   Verduras en conserva: en envase de vidrio o en lata: cardo, borraja, alcachofas, pimientos rojos asados, champiñones, remolacha, maíz, purés, espárragos, pisto, tomate frito en aceite de oliva. Y sopa juliana (verdura deshidratada), que parece que vuelve el frío, y así podemos aprovechar el caldo de cocer las verduras.

o   Verduras congeladas: según la capacidad de tu congelador y tus gustos. Eso sí, mira que sea sólo verdura congelada, no un producto ultraprocesado. Y tener una bolsa de mezcla de setas siempre viene bien porque combina con todo.

o   Fruta: fresca, fruta en conserva (al natural mejor que en almíbar) y fruta congelada (purés de pulpa de fruta natural o mezcla de frutos rojos).

o   Legumbres: secas y tarros de legumbres cocidas al natural.

o   Carnes: mejor fresca, y la congelas en porciones luego si te conviene. Limita los embutidos, y en todo caso que tengan mínimo un 85% de carne. También tienes latas de pechuga de pollo y pavo cocidos, muy útiles para hacer ensaladas, empanadillas o pizzas.

o   Pescado: fresco, congelado o en conserva (bonito y similares, sardinillas, mejillones, anchoas en salazón o en vinagre, salmón ahumado, gambas congeladas). Intenta que haya más pescado azul que blanco, porque contiene más vitamina D (importante porque al no salir a la calle no la sintetizamos a través de la luz solar en la piel, y entre otras funciones juega un papel importante en la inmunidad).

o   Lácteos: leche, yogures sin azucarar y quesos no muy grasos. O sus variedades vegetales si lo prefieres, también sin azucarar (soja, avena, almendra,…)

o   Cereales y pan: pasta, fideos, arroz, quinoa, copos de avena y panes naturales variados. Todo siempre mejor integral. No compres bollería ni galletas. No son alimentos sanos, y si no los tienes en casa, no los comes. El pan fresco puedes rebanarlo y congelar. Y de todas formas, ¿porqué no te animas a hacerlo tú mismo?

o   Huevos: Estos necesitarás reponerlos más a menudo. Existen envases de claras con una caducidad más larga, incluso sin nevera, no obstante señalar que las yemas tienen una buena cantidad de vitamina D.

o   Otros: frutos secos naturales o tostados. Chocolate con mínimo 70% de cacao. Frutas secas (dátiles, higos, pasas). Semillas (pipas de girasol o calabaza, lino). Encurtidos. Es importante tener sólo alimentos saludables por si te da por el picoteo. Intenta calmar la ansiedad, el estrés o el aburrimiento con otras cosas que te resulten placenteras como leer, ver pelis, hacer manualidades,…Y en todo caso primero bebe agua y párate a pensar, porque muchas veces se confunde el hambre con la sed.

CONSEJOS IMPORTANTES 

  • Mantén una buena hidratación, preferiblemente con agua o infusiones.
  • Come verduras en cada comida y cada cena, y al menos 2 raciones de fruta al día.
  • Reparte las proteínas a lo largo del día (carne, pescado, huevos, legumbres, lácteos, tofu, tempeh, Heura etc), moderando el consumo de almidones como pan, pasta y arroz si necesitas controlar el peso.
  • Modera el consumo calórico: la disminución de la actividad física y una dieta insana puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas.
  • Aprovecha para cocinar: ahora tienes tiempo y necesitas planificación, es LA OPORTUNIDAD perfecta!!

Suspensión clases karate infantil

Ante la orden del Gobierno vasco de suspensión de toda actividad escolar y universitaria nos vemos con la obligación de suspender hasta nuevo aviso de todas las clases de karate infantil. Sentimos esta situación, pero por precaución nos unimos a las recomendaciones del departamento de Salud.

Ante la orden del Gobierno Vasco de suspensión de toda actividad escolar y universitaria y el comunicado de la Diputación Foral de Bizkaia, como medida de prevención nos vemos con la obligación de suspender hasta nuevo aviso de todas las clases de Pre-karate, karate infantil y karate juvenil.

Sentimos esta situación, pero por precaución nos unimos a las recomendaciones del departamento de Salud del Gobierno Vasco.